Francisco Javier Vásquez Asencio

Por: Francisco Vásquez Atencio.

Desear siempre lo mejor para nosotros debe ser una enseñanza permanente, ya que lo mejor para todos y cada uno de nosotros, lo será igualmente para nuestras unidades territoriales. En mi caso, lo que le deseo a todos mis conciudadanos y además quiero, es que tengamos cada día una Santa Marta y un Magdalena superior. Que los indicadores en desarrollo, sanidad, crecimiento, proyecciones, infraestructura, economía, educación, empleo, equidad, igualdad, productividad, competitividad, renta disponible, lo social y demás otros, sean sensible y potencialmente mejores que los actuales, lo que será al menos principio de solución en camino a avances tanto mejores como superiores.

Requerimos líderes, administradores, gestores, mandatarios, dirigentes empresarios, gerentes, emprendedores que sean capaces de conseguir, gestionar lo que necesitamos y demandado está por la ciudadanía y comunidad en su conjunto. Personas que hagan que todos a una confluyamos, converjamos y nos situemos en armonía y de manera articulada con el resto de las comunidades de la región y del país, superando con creces el rezago histórico que nos mantiene desde hace decenios en los puestos de abajo en cuanto al tipo de indicadores que deben importarnos en contexto de progreso, bienestar y prosperidad. Nuestro avance integral debe ser real y nuestro desarrollo social, humano y crecimiento económico un todo a consolidar con prisa y sin pausa en beneficio de todos.

Tenemos que pensar y entender que muchas veces solo basta voluntad política, decisión y determinación lo suficientemente elocuentes y reveladoras, para alcanzar lo que deseamos; lo que obliga ir al fondo de nuestra propias realidades y necesidades, ir por las sendas mejores, escoger nosotros el modelo de desarrollo mayormente adecuado, entre los que estaría el modelo turístico. El de un turismo que procure calidad, atención, naturaleza, tradición y sofisticación, es en este campo y aspecto apostarle a la excelencia, siempre procurando en ello las condiciones idóneas para atraerlo. Convencernos a nosotros mismos. Creérnoslo. Aprovechar al máximo todas y cada una de nuestras potencialidades y que las administraciones ayuden a jalonar hacia la misma dirección y meta que entre todos nos fijemos.

De no ser así, en este como en cualquier otro direccionamiento, de los muchos que requerimos levantar y perfeccionar, apenas, a duras penas tendremos avances pasajeros. Pan para pocos días y hambre para muchos otros como sucede hoy en nuestra región. Necesitamos en este como en otros escenarios, definir los modelos de desarrollo y crecimiento; y ser conscientes, para hablar del ejemplo en cita, que el modelo turístico, como otros muchos, se está renovando a pasos agigantados y las viejas estrategias que no nos llevan a posicionarnos como una ciudad o departamento con la ambición de ser potencialmente turístico a todo nivel; o nos actualizamos o estaremos destinados irremediablemente al fracaso, lo que sería una grande como inmensa pena en realidad y verdad.

Francisco Vásquez Atencio. francisco.vasquez.atencio75@gmail.com @franvasquez06 Administrador de Empresas. Especializado en Recursos Humanos. Especializado y Magister en Gerencia Social

¿Cómo le pareció el artículo?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Por editor