SAÚL ALFONSO HERRERA HENRÍQUEZ

Por: Saúl Alfonso Herrera Henríquez*

Construir por y para todos, significa alcanzar metas, objetivos, propósitos, aupar la realización a tope de planes, programas, proyectos, entregar obras debidamente terminadas y sin sobrecostos, ponerse a trabajar con denuedo, entrega y compromiso, olvidarse de personalismos y favorecimientos de toda índole, velar por los intereses superiores de la comunidad. Dejar atrás toda polarización, acusaciones, señalamientos; y, adentrarse en estudios, análisis y debates pertinentes que mejor fueren para señalar los más beneficiosos caminos y aprovechamientos para nuestra gente que tanto requieren de concreciones que lleven a las consolidaciones que estamos demandando.

Como ciudadanos queremos ganar en contexto de buen gobierno y bien común. Nunca más seguir inmersos en incertidumbres, mentiras, autoritarismos, populismos, demagogia e irrealidades. Ganar es palabra buena, en lo que importa hacerlo todo bien y mejor, abonar terrenos fértiles, cosechar beneficios, trasegar por climas de respeto, civilidad y desarrollo para todos y cada uno de nuestros municipios, en la verdad que necesitamos entes territoriales sanos, pujantes, en progreso permanente y continuo, con sus necesidades básicas satisfechas, lo que para lograrse dependerá en mucho de la inteligencia, objetividad y serenidad con la que empecemos a comportarnos, a enderezar el rumbo, a rectificar, reconstruir, restaurar y recuperar el tiempo perdido desgraciadamente en incongruencias, infortunios y desdichas.

Hace lo cual que lo más importante sea que todos los políticos entiendan que tenemos enfrente solamente tiempo por y para construir, exponer las mejores propuestas, presentar en tribuna los contenidos de las mismas, ratificar los compromisos con la ciudadanía, resolver los asuntos pendientes, ya sea consolidando o modificando las acciones de gobierno que fueren menester, lo que impone dejar atrás colores, partidos e ideologías y trabajar real y verdaderamente en aquello y solo en aquello que beneficie a la gente, en lo que será igualmente necesario dialogar y debatir para construir los acuerdos que se requieran y demás normativas que se necesiten, sin importar quién lo haya o los hayan propuesto.

Es entender que debe nuestra dirigencia ratificar hasta la saciedad el compromiso que les asiste de trabajar sólo por y para la gente, acompañando y apoyando todo lo que de alguna manera, la beneficie, en lo que cabe que todas las fuerzas políticas converjan para que se conduzcan los desarrollos mejores con sólidas y consensuadas directrices en una misma dirección. 

* Saúl Alfonso Herrera Henríquez. Abogado. Especializado en Gestión Pública. Derecho Administrativo y Contractual saulherrera.h@gmail.com *

Por editor