Por: Juan Bosco Cifuentes

Uno de los temas que considero de mayor importancia en el sistema productivo agropecuario es el de manejo y conservación del suelo.

Por años se trabajó las aradas con arados de disco, a la postre se miran los resultados de esta práctica. El deterioro causado es muy grande, afecta ostensiblemente los ingresos económicos a los productores, pues a medida que se realizan estas prácticas los suelos pierden fertilidad por un desplazamiento de la capa vegetativa, que es rica en materia orgánica y nutrientes.

La recuperación de estos suelos demanda de mucho tiempo y recursos económicos y una caída en la producción.

La siembra de especies arbustivas nativas es una práctica muy recomendable para evitar el deterioro del suelo: en nuestro país existen una gran variedad de especies que nos pueden servir, por ejemplo, en climas fríos el aliso(Alnus acuminata) , urapan Fraxinus uhdeii  y en climas cálidos el matarratón (Gliricidia sepium1​ entre otros, este último, que como banco de proteína para los animales.

Son muchas las bondades que se obtienen al hacer uso de esta práctica, fijan nitrógeno atmosférico, pues desarrollan nódulos en el sistema radicular que poseen bacterias del género rhizobium; los arbustos de clima frío sirven muy bien como barreras vivas, en temporadas de heladas ; mediante su sistema radicular ayudan a sujetar el suelo evitando la erosión; como sombra para los animales y diferentes cultivos y lo más importante ayuda a regular el ciclo del agua , con estas ventajas debemos considerar seriamente la siembra de árboles en nuestros predios pues es un gran aliado en nuestro sistema productivo.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *