Por: José Manuel Herrera Villa*

He oído desde siempre el decir que lo que bien se aprende, nunca se olvida, refrán que explica que algo se realiza bien y con conocimiento, además de denotar la resulta de un aprendizaje de años perfeccionado gracias a su práctica en el tiempo. En lo político costará eliminar lo cual, vale decir, lo que acontece con los recursos económicos y gubernamentales usados en las campañas o para realizar pactos “non sanctos”, que seguro nunca saldrán a la luz, pues existe todo un andamiaje que se activa cuando el muy poderosos caballero que es don dinero señala los derroteros de una danza bailada por decenios.

Nunca que se sepa a ciencia cierta han olvidado ni dejado de lado políticos y gobernantes lo legado y aprendido en cuanto al manejo populachero de los recursos, como tampoco el apoyo de fuerzas oscuras, el paternalismo y el autoritarismo, algunas de las enseñas de los maestros de ayer. No obstante, existen algunas diferencias respecto a cómo han actualizado esas prácticas que permiten que los nuevos gobiernos sigan con sus marrullas, que a la postre pesan y perjudican a la sociedad en su conjunto, al aprovechar para sí los ingentes recursos que derivan de la administración pública.

No le interesan y ello es evidente, los permanentes reclamos de justicia, calidad educativa, seguridad, salud, inversión social, equidad, igualdad, desarrollo, crecimiento, progreso, bienestar, observancia de los derechos, temas de interés que de solucionarse en todo o en parte sacarían avante a la sociedad y conseguirían su respaldo. Usan un discurso amañado, de lenguaje casi místico, en forma hábil y engañosa con el que obnubilan a la opinión pública, al tiempo que lo trasmiten como si poseedores fueran de la verdad absoluta, en el convencimiento, y en verdad que les da resultado, que una pocas, unas cuantas palabras debidamente acomodadas, les son suficientes para en la realidad actual consolidar sus objetivos y de paso camine todo su propósito comunicacional que encontró en la polarización y en una perspectiva manipulada de la realidad tierra abonada para la siembra de sus pretendidos y anunciados con Bombos y platillos cambios y transformaciones que nunca llegan.

Desde el poder se dan las mañas para poner y quemar en la picota pública a quienes no compartan sus acciones o ponen en entredicho sus mandatos; lo mismo que para mostrarse como el ojo de agua de donde fluye toda la pureza que justifica lo mal y peor que realizan. Han perfeccionado el legado, nutrido lo tienen con una nueva narrativa que soportan en la buena fe de las gentes que los cree redentores de sus numerosas penurias. Definitivamente siempre habrá avivatos aventajados que culparán al pasado y establecerán los nuevos parámetros y escenarios para definir y avanzar en corrupción. Así estamos y seguiremos de no ponerle coto como sociedad a cuanto advenedizo aparezca y se aproveche de la buena fe de los ciudadanos de bien, qué anhelando avances, contribuye a que como colectividad retrocedamos y ello no se debe permitir bajo punto de vista alguno. jomahevi@gmail.com *Profesional en Administración y Finanzas. Especializado en Gerencia Integral. Formulación y Evaluación de Proyectos

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *