Por: José Manuel Herrera Villa*

Debe y tiene que ser lo social una preocupación constante de las autoridades, como de todas y cada una de las fuerzas vivas que integran una colectividad, lo mismo que de la ciudadanía y comunidad en general, en el saber que es lo social, sus actividades, es servir al conjunto de personas que forman parte de un núcleo  poblacional y se mide en condiciones de servicio por el beneficio real que cubre un derecho del ciudadano; de ahí que lo determinante para que una política hacia las personas sea relevante es que sea social, que cumpla objetivos tales como que  el servicio que se presta atienda un derecho o una necesidad ciudadana, que los recursos habilitados se empleen realmente para el fin determinado, que los agentes que prestan el servicio lo realicen con dimensión profesional, que los destinatarios del servicio no sean discriminados en ninguno de sus derechos y represente una auténtica igualdad de oportunidades, que existan mecanismos eficaces para evaluar la calidad del servicio prestado; y, que esté impregnado de un espíritu de participación democrática en todos sus estamentos.

Razones de peso para que nuestros municipios en sus diferentes ámbitos, en la verdad que tienen, querámoslo o no, una historia compartida donde los valores de convivencia, paz y prosperidad han ido avanzando a un ritmo vertiginoso a veces, otros no tanto, deban finalmente asumirlo todo como positivo, con miras a avanzar con una superior colaboración y coordinación política como bandera de la convivencia, esencial como vital para asociarnos, reencontrarnos ir a más y por más, lo que impone reivindicar el papel y liderazgo que como ciudadanos debemos adjudicarnos aportando soluciones, qué no creando problemas, y menos cuando estamos en emergencia y crisis.

Tenemos que proponernos lograr amplios desarrollos, no solo en derechos y libertades, sino en deberes e integrales progresos, lo cual no podemos obviar. En la actualidad nos encontramos en la peor crisis sanitaria, social y económica de nuestra historia donde la respuesta armonizada de todos debe ser ejemplar. Como en todo, seguro que es mejorable y debemos expandir camino a abrirnos a un porvenir de esperanza e ilusión para la actual y próximas generaciones.

Interesa sobremanera qué desde el sentido de pertenencia, nos sintamos más ciudadanos, confiar en que podemos ser más eficientes, recuperarnos más rápidamente, superar los obstáculos, marcar los grandes desafíos que tenemos que afrontar hoy y mañana. Ver cuál ha de ser la agenda de los próximos años y abordar los grandes debates como lo ambiental, la digitalización, la cohesión territorial, la integración social, la equidad y la igualdad, en lo que importa en mucho la participación ciudadana y sociedad civil con el objetivo de expandir los proyectos a la sociedad.

Vivimos momentos difíciles, en todos los ámbitos. Y por eso hoy, más que nunca, es necesario que las estrategias de colaboración entre instituciones y sociedades vayan de la mano para seguir dando la respuesta social y económica que nos merecemos.

 jomahevi@gmail.com 

Profesional en Administración y Finanzas. Especializado en Auditoria Integral. Formulación y Evaluación de Proyectos de Desarrollo

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *