Álvaro BELTRÁN PINZÓN

abpopinion@hotmail.com

Buena parte de los Países han encontrado en la construcción el soporte para impulsar la reactivación económica, por tratarse de un renglón que involucra muchos otros actores industriales y constituye opción expedita para dar empleo a trabajadores no calificados. Esta circunstancia ha conllevado a vivir un episodio similar al que sucedió con la adquisición de vacunas, cuando los Estados ricos aseguraron su provisión, más allá de sus necesidades, en detrimento de los pobres que aún sortean dificultades para comprar algunas dosis.

Es así como se ha desatado un encarecimiento y, también, una abrupta escasez de los materiales derivados del acero y de las resinas PVC, que han registrado alzas en el mercado internacional, entre el 60 y 150%, respecto a las cotizaciones anteriores a la pandemia. En lo corrido de este año, China ha conseguido un repunte en su crecimiento del 16.7%, sin precedentes en la historia; mientras que Estados Unidos reporta un 6.7%, guarismo nada despreciable para la mayor economía. En estos países se concentra el destino de casi toda la producción mundial de los preciados insumos constructivos.

Colombia padece el desmedido incremento en el valor del acero de refuerzo y de las tuberías PVC, en una proporción que ha elevado súbitamente los costos finales de la construcción, al menos, en un 10%. Más grave aún es la imposibilidad que se presenta para conseguir un abastecimiento seguro de estos elementos insustituibles, así se esté dispuesto a pagar precios desorbitados.

La escalada en el valor de la obra pública es funesta en tiempos de crisis fiscal. Los proyectos habitacionales del sector privado tendrán que abortarse al llegar a niveles inalcanzables para los empobrecidos compradores, en tanto que la vivienda de interés social no podrá construirse al desbordar los límites establecidos en su categorización. Suprimir aranceles a la importación de aceros largos, suspender la exportación de chatarra, y hacer eficiente gestión diplomática, gobierno a gobierno, con productores como China, México o Turquía, son acciones que inexplicablemente no se acometen y sí son factibles de ejecutar en momentos en los que el frenesí general convoca a la parálisis.

Por admin

5 comentarios en «El frenesí de la construcción»
  1. Hi, I think your blog might be having browser compatibility issues. When I look at your blog site in Chrome, it looks fine but when opening in Internet Explorer, it has some overlapping. I just wanted to give you a quick heads up! Other then that, very good blog!

  2. There are actually a whole lot of particulars like that to take into consideration. That could be a great point to deliver up. I offer the ideas above as normal inspiration but clearly there are questions like the one you deliver up where a very powerful thing will be working in sincere good faith. I don?t know if best practices have emerged around issues like that, but I’m positive that your job is clearly recognized as a fair game. Each girls and boys feel the influence of just a second’s pleasure, for the remainder of their lives.

  3. You actually make it seem so easy with your presentation but I find this topic to be really something which I think I would never understand. It seems too complicated and very broad for me. I am looking forward for your next post, I’ll try to get the hang of it!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *