Por: Ethel Carolina Cerchiaro Figueroa*

Es de insistir que el sector turístico sigue siendo uno de los que mayores ingresos genera, tanto local como nacional y universalmente hablando. Además, y a pesar de todo, desde luego que descontando la emergencia que vive el planeta, crece de manera permanente y exponencial: de ahí que surjan y crezcan debidamente fundamentadas voces críticas respecto de un modelo turístico determinado y las condiciones laborales de quienes a él se dedican no parecen acordes con la importancia del sector, de ahí que deban auscultarse distintas propuestas que bien y mejor pueden ayudar a validas potencialidades de cara al porvenir.

No es secreto para nadie, hecha queda la salvedad por la emergencia presente, que la significativa evolución de la economía turística requiere trabajadores más y mejor formados, por cuanto el grande avance del sector cada vez más especializado, ya que quienes no se profesionalicen quedarán inevitablemente fuera del mercado. Lo mismo ocurrirá con las empresas, por lo que debe entenderse y actuar en consonancia, puesto que la profesionalización hotelera y el alojamiento turístico no serán más una opción, sino base de éxito.

Es abrir para todos los efectos la oferta a mercados que viajan todo el año, que buscan productos más allá de las temporadas y que, además, cuentan con un alto poder adquisitivo y conseguir por ende más estabilidad contractual.

En todo, deben desarrollarse acciones patronales para mejorar las condiciones laborales y salariales con la intención de retener el talento, gran soporte en el turismo, debido entre otras consideraciones, a que no se puede permitir que el sector, en su amplio espectro, sea considerado como una profesión de paso para los trabajadores con talento potencial, lo que sería un grave error.

Esencial que todas las administraciones hagan sus deberes, cumplan su misión, ante la proliferación bastante de alojamientos turísticos, ya que esta nueva práctica afecta a todos los ciudadanos, siendo necesario analizar a profundidad y en minucia cada caso y desde luego actuar en consecuencia.

Fundamental que toda la comunidad coadyuve, se integre e implique en cuanto hace relación a la atención al visitante, quien es nuestro amigo y una grande oportunidad para mostrarle que somos una comunidad abierta, hospitalaria, diversa y tolerante, con infinidad de opciones para vivirlas y disfrutarlas, siempre desde el respeto y la cultura ciudadana.

Se debe y esto es ventajoso, posicionar estratégicamente la oferta de lo que se tenga y de lo qye en mente se tenga para crecer, pasar de un destino de ver a uno de hacer, explicar las otras muchas posibilidades turísticas. Ofrecer productos otros como deporte, congresos, gastronomía, cultura, los cuales se han ido consolidando como opciones de primer orden para los turistas todos.

Importante en alto grado, apostar por eventos de productos especializados, nuevas acciones, alianzas con la conectividad aérea y de transporte en general, el impulso a tope de plataformas y proyectos digitales, especialización del o los productos que se tengan y se aspiren sumar, nuevos canales y en fin, profesionalizar cada vez más las iniciativas promocionales con calidad y ventajas comparativas y competitivas.

Interesa en todo este catálogo de posibilidades y probabilidades, atender como merece, la seguridad, ese valor fundante y fundamental para que mercados emergentes, de culturas dispares a la nuestra, se decidan a viajar; pues los mercados emergentes suelen encontrar la inspiración del viaje en aspectos culturales, gastronómicos, ecológico, deportivos, de aventuras, salud y muchos otros, más que por los que solos se centran en conceptos de sol y playa.

No podemos perder de vista que como municipios, departamento, región y país tenemos infinidad de fortalezas para atraer no solo un turismo determinado, sino para atraer talento, proyectos, emprendimientos, empresas, además de poder ampliar un amplio abanico de facilidades para el desarrollo profesional y empresarial. Atraer inversionistas nacionales y extranjeros, es sin duda la clave y llave maestra.

Finalmente, claro debe quedar en estas propuestas, que la promoción en mercados, sean estos maduros o emergentes, deben soportarse en la conectividad; lo mismo que generar alianzas entre las compañías para que lo cual funcione en todos los niveles que sean necesarios, lo que debe ser esencialmente de obligada gestión y cumplimiento. 

ethelcerchiaro@hormail.com Administradora Financiera. Especializada en Gerencia Pública

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *