Entrevista al profesor Francisco Hilario Padilla Petro

En  el artículo anterior  hablamos que, los mitos, leyendas, cuentos de brujas hechizos  y fantasmas son un  tema complejo y muy extenso, hablar de ellos, es hablar de la historia tradicional verbal, es decir, la que se va de boca en boca y  es propia de los pueblos. Así  lo expresa textualmente en nuestra entrevista el profesor Francisco Hilario Padilla Petro. Dice además, que son historias que tienen su propia versión de acuerdo al grado de  cultura de cada pueblo, ciudad o región; siempre van a existir  y entre más atrasados estén éstos,  surgen más comentarios. De allí que,  personas de esa época,  afirmaban haber visto y oído  muchas de estas  vivencias. ¿Ciertas o no? No lo sabemos, pero lo que sí se sabe es que, son historias mitológicas de la cultura de estos pueblos cienagueros.

A continuación  relacionamos algunos  mitos y leyendas más conocidos en nuestra región como son: La luz del playón o playonera, el Mohan, la llorona, la del sábalo o el bocachico más grande, el Jinete sin cabezas y el  zancajo de la noche entre, otros. También algunos cuentos de brujas, hechizos y fantasmas que se dieron por el ambiente hostil y tenebroso que existía, debido a la falta de energía eléctrica.

La luz del playón o playonera:  “en cuanto a este mito existen tres versiones,  la primera “es una luz que aparece en el playón de forma misteriosa en horas de la noche ya entrando la madrugada, cuentan los pescadores de la época que la han visto que, salía   de  pronto, va siguiéndolos y se posa en la borda de la canoa y los acompaña hasta un largo trayecto y después desaparece. La segunda es que, son huesos de animales que tienen bastante oxígeno y con el color se encienden y esa luz se la lleva el viento a muchos metros de distancia. Y la tercera es la historia de un padre que vino a esta región a ayudar a la gente y aunque no murió aquí dicen que,  prendieron velas como símbolo de solidaridad y esa luz es la que sale en el playón. Yo soy testigo de haberla visto dice, una madrugada que venía de Lorica y por los lados de la balastera salió como un mechón a la altura de 4 metros que seguía por el camino hasta que se perdió, lo cual me asustó muchísimo; pero era un luz totalmente inofensiva nunca le hizo daño a nadie”.

El Mohán o la bestia: “ es una leyenda a  nivel nacional, se ha visto en Risaralda, zonas aledañas y en la Costa Caribe; se cree que, era  un ser descomunal que existió y tenía una fuerza brutal, que salía por las noches y al que encontrara en su camino le hacía  mucho daño y a veces hasta lo  mataba. Según la historia, aquí en el  Cerro Mohan, donde habitó la cultura indígena Zenú, no hay mucha información acerca de él.”

La llorona: “ es una leyenda a nivel internacional, existió en los países como Méjico, Bolivia,  Argentina e incluso en algunos países de Europa, una señora que perdió  a su hijo y salió a buscarlo con un llanto desgarrador que atemoriza. Dicen los que, la han oído”

Leyenda del sábalo o del Bocachico mas grande:  “la leyenda dice que, hubo tremendo tornado o remolino como se conoce en nuestro medio que  atravesó la ciénaga de cotorra y levantó una serie de peces entre ellos, un sábalo grande de casi 2 metros que cayó en la plaza de Palmitos Sucre y la gente al ver esto se admiró  y preguntó:  qué  fue eso? Un remolino que trajo todo esto de los lados de Momil. Esto me lo conto un amigo que, su abuelo lo presenció”.

El jinete o cura sin cabeza: “ dice la leyenda que, es la figura de un hombre que lleva sobre sus hombros un sombrero que no  le  deja ver  la cabeza  y todo vestido de negro, montado en un caballo también de color negro y sale en la noche ya muy tarde  a recorrer las principales calles del pueblo y pueblos aledaños. Es también a nivel nacional y su versión es distinta”.

El zancajo de la noche:  “ mi abuelo me contaba y en cuentos de velorio lo escuchaba que, por las noches se oía  algo que bien  podía ser una persona o  un animal que salía  arrastrando un cuero lleno de moscas y tenía una sola pata con la que caminaba por todos los pueblos.  Así lo confirmaban  algunas personas”

Para cerrar la entrevista, el profesor Francisco Hilario Padilla Petro, nos habló de algunos cuentos de brujas, hechizos y fantasmas:

 “Este es un tema a nivel mundial, pero en nuestro medio se tejen muchos que hasta se atrevían  a dar nombres de las supuestas brujas.  Estas, salían  por la noche volando montadas en una escoba silbando  cuyo ruido producía un poco de  miedo. Las brujas las caracterizan con  una nariz larga y puntiaguda, dentadura maluca, cabello rizado y un poco cueruda con vestido largo y ancho. ¿De qué las brujas existen? No sé, pero hay quiénes dicen que sí existen.  Esto solo son comentarios que  van de boca en boca y pasan  de generación en generación”.  Mi abuelo Hilario Padilla, me contaba que, él tenía un compadre a quien invitó a una fiesta y le dijo: ¿mañana vengo a buscarte? Y el compadre le preguntó ¿en qué nos vamos a ir? Entonces el abuelo le respondió: tengo un burro comiendo pasto, ¡no se preocupe! móntese arriba de mis hombros, agárrese duro, cierre los ojos y cuando yo le diga que  abra los ojos, usted los abre y así  fue, de un momento a otro sintió que su amigo piso tierra,  abrió los ojos  y vio que  estaban en el patio de la casa donde era la fiesta”.

“ Y así hay muchos cuentos más,  incluso había mujeres que salían de  noche y como tenían el pelo largo se lo echaban para delante y decían que eran las brujas vivientes, esto  se daba por  ausencia de la luz y  una vez la obtuvieron fueron  desapareciendo. Pero en la actualidad, hay quienes dicen que aún existen ya que por la noche  escuchan los silbidos  de las  lechuzas,  que es  un ave nocturno pero que  su silbido se compara con el ruido que hacen las  brujas. Sobre este asunto, cada uno lo narra a su manera dependiendo de la cultura de cada región, por ejemplo si usted, llega a Nueva York, Japón, África y otros países  va a escuchar comentarios sobre las brujas pero ya no de forma alarmante. Mientras que, en  estos pueblos seguirán afianzándose estas historias. Igualmente, existían  personajes con poderes sobrenaturales y hoy en día encontramos en las culturas indígenas los brujos o llamados chamanes que curan con plantas naturales  y en los  pueblos se le dice curiosos y a veces brujos porque siguen curando con plantas medicinales”.

“Existían otras personas con esos dones y quienes los conocieron, aseguraban qué era cierto porque hacían algunas cosas rápidas y bien hechas, es decir, lo que 10 personas hacían en un día, lo hacía una sola persona en un día o menos tiempo, por ejemplo, cavar la tierra para hacer un estanco y sacar con una pala 12 cuadros de tierra, si solo un cuadro es un hueco, equivale a un cubo de 80 por 80,  imagínese  12 cuadros es un poco más  de tierra y acababan rápido. Otros que, llevaban una manada de cerdo de aquí a sabaneta y no se extraviaba ningún cerdo. Otros que, agarraban los toros bravos en las fincas que no los podían encerrar y los vaqueaban con un canto especial que los amansaba y solitos iban derechitos al corral. Todos esos cuentos existen hay personas que aún tienen esos poderes sobrenaturales entre comillas al estilo película como el hombre Araña, Batman, Superman, entonces se puede  dar ese caso. En la naturaleza hay cosas que todavía  el hombre no las ha descubierto. O no ha podido interpretar ¿por qué se da eso?

También el profesor Francisco Hilario Padilla agregó algo  muy importante que se ha perdido en  nuestro medio como  son los Juegos Tradicionales que,  en mi época de niño solía jugar con mis amigos  y compañeros del barrio o colegio porque eran juegos lúdicos tales como: Pati-volao, sortija bola, la sortija sentá, animal del monte, el  tren, la zorra en  mochilá, el compae del campo, Emiliano que le dan, chivito sal de mi vuelta y la avispa, entre otros. Los jugábamos mucho porque en esa época no existía la tecnología, ni el celular, ni las Tablet ni nada que nos entretuviera, sino esto juegos que, eran sanos, divertidos y nos dejaban una gran enseñanza.

Recomienda: a la juventud de hoy, estudiantes e inquietos en estos temas que pregunten ¿por qué se dio esto?  ¿En  qué época y por qué lo hacían?”

Esther María Puche M.

Comunicadora Social –Periodista

Uniautónoma del Caribe

Por admin