Cuando está próximo a cumplir un  año de haberse iniciado esta pandemia que  transformó radicalmente la vida de todos, aun  nos invade una pregunta:       ¿Será qué volveremos a esa aparente normalidad a la que estábamos  acostumbrados ?.. Muchos creen que sí, porque piensan que  esto pronto pasara y todo seguirá igual. Lo cierto es que se ha vivido una época  muy especial, quizás de grandes enseñanzas y aprendizajes: hemos   valorado más  la familia, los amigos, el trabajo, el estudio, la naturaleza, la vida misma y  principalmente el amor a Dios ;  hemos compartido más amor  por los nuestros y por los demás; hemos sido solidarios con los más necesitados; hemos  orado por nuestros enfermos de covid19; hemos lamentado y llorado la pérdida de seres queridos,  parientes y amigos que han partido de este mundo sin despedida  y  sin cristiana sepultura.

Pero lo más importante es que, hemos incursionado en  la era de “La virtualidad”, las cuales para muchos ha sido un reto muy grande ya que todo gira en torno ella. Igualmente hemos aprendido hablar,  a sonreír, a  enamorar y a abrazar solo con nuestros ojos ya que tenemos que usar el tapabocas.  Hemos cambiado algunos hábitos como lavado de manos con frecuencia, conservar distancias como en las antiguas filas del colegio y dejar a un lado los abrazos, los besos y cualquier interacción  física. Por otra parte, también se han presentado casos de extrema  intolerancia especialmente con el personal del área de la salud, fuerzas militares, de policía, intrafamiliar  y con otros colaboradores. Esto quizás,  producto del stress y del confinamiento.

Recordemos: que para toda la humanidad fue una sorpresiva noticia de mal gusto  la llegada del coronavirus o covid 19 a nuestro planeta,  quedando  el mundo en el  más completo silencio y en tinieblas, nadie sabía en realidad lo estaba pasando, la gente solo corría de un lado a otro, atropellando  al que se cruzara en su camino; apoderándose el miedo, el pánico y la angustia cuando   en los distintos medios se escuchaba la noticia  que un “ virus contagioso y peligroso”  había penetrado de forma silenciosa contaminando  todo  el ambiente. Inmediatamente todo se paralizó principalmente la economía y otros sectores importantes, las empresas cerraron sus puertas, la gente empezó  a guardarse en sus casas por temor a contagiarse y de esta manera  protegerse y proteger a los suyos. Debido a que este mortal virus se venía propagando de forma rápida y fulminante en diferentes partes del mundo acabando con miles de personas que no tuvieron fuerzas para vencer esta terrible enfermedad que no respeta clase, raza, sexo, credo o religión. Sin embargo hoy,  el gobierno sigue motivando a los colombianos para que se haga buen  uso de los protocolos de bioseguridad y evitar más contagios y posibles muertes. Este agente secreto, aún vive entre nosotros y   no sabemos por cuánto tiempo más estará?   Por lo  tanto, no debemos  bajar la guardia y  continuar con el autocuidado y ser más responsable consigo mismo, con la familia y con los demás. 

Algunos entendidos en el área de economía, dicen  que no todo ha sido malo en esta pandemia, también han surgido  cosas buenas e interesantes. En este momento cuando se ha detenido el reloj del tiempo, mas no las ideas,  se han  generado otras formas de producir y subsistir,  es  decir, se han reinventado a nivel nacional, regional y local muchas personas, empresas y  otros  sectores del país, fomentándose con ello, el emprendimiento, el trabajo y las ganas  de salir adelante. Todo esto gracias a “La Virtualidad”, herramienta fundamental para ofrecer  y dar  a conocer el producto, bienes o servicios y, facilitar el acceso  a los potenciales   clientes.

Esther María Puche M.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *