Por: Saúl Alfonso Herrera Henríquez*E.Mail.: saulherrera.h@gmail.com

La política, desde los clásicos, era la administración de las polis o ciudades estados. Según Norbert Lechner,la concepción moderna de la política tiene que ver con las “posibilidades”, es decir, el análisis político se centra en la necesidad. La política comienza a verse como la ciencia que puede “predecir, calcular, medir y ejecutar”. La política moderna incluyó la concepción: “medios – fines” creando las bases para el capitalismo a partir del siglo XVIII. Fue así que la política se constituyó en un instrumento válido para todos los sectores sociales que participen en la “cosa pública” y para la construcción del Estado Moderno.

Es tambiénel proceso de tomar decisiones que se aplican a todos los miembros de una comunidad humana. Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados y que promueve la participación ciudadana distribuyendo y ejecutando el poder según sea necesario para garantizar el bien común”. En países con ordenamiento jurídico los políticos son elegidos o nombrados como “representantes del pueblo en el mantenimiento, gestión y administración de los recursos públicos, que velan por el interés general de los ciudadanos manteniéndose dentro de una ética profesional de servicio al pueblo y no a sí mismo”. Quehacer ordenado al bien común. Ciencia social que estudia el poder público o del Estado.

Hacer política o la política en la escala que fuere, connota prepararse, perfeccionarse en su quehacer con celo, cuidado, diligencia, dedicación, estar dispuesto a su aprendizaje de manera permanente, continua y cuyo esfuerzo se oriente al desarrollo de actividades y acciones encaminadas al fomento del bien común; lo mismo que velar, por encima de propios intereses, por los superiores de la ciudadanía y la comunidad, observando siempre una ética a prueba de todo embate que no comulgue con los preceptos que dicta el provecho colectivo.

Al paso que vamos, va a tocarnos a todos hacer política o la política, soportados en la participación democrática activa; esto es, no solo cumpliendo con algunos actos y acciones inherentes a ese quehacer, sino siendo protagonistas; en la verdad verdadera que no tenemos entre los nuestros, salvo las contadas excepciones de siempre, políticos que llenen las cualidades mejores para su ejercicio cabal, encontrando solo manipuladores, cínicos, reyezuelos, populistas, demagogos, dictadorzuelos, oportunistas, depredadores del erario público tras el favor popular y por ende del poder. Corruptos redomados que piensan en colmar con dinero mal habido sus arcas personales, en lo que aprovechan al máximo el tiempo que tienen para hacerlo, como en efecto lo hacen.

Sin el más mínimo asomo de duda tenemos que concluir que requerimos con urgencia extrema, por ser realmente un estado de necesidad, verdaderos políticos, en la certeza que la mayoría de los que tenemos, repugnan, políticos ciertos, líderes, que hagan bien su papel, que estén en capacidad de legarnos una sociedad mejorada, que apunten a mejorar y consolidar el bienestar general, sobre todo en tiempos de situaciones duras, de crisis como la que vivimos, donde capaces sean de mostrar su casta, su talla y de demostrar de que están hechos. *Abogado. Especializado en Gestión Pública.     

Por admin