Ec. Esp.  Omar Escobar.

El mundo occidental, representado por países anglo, en especial EU y Gran Bretaña, han sustentado su sistema democrático en los beneficios de los mercados abiertos (entre comillas), la globalización y la libertad personal, pero el ex presidente Donald Trump tuvo rasgos de autoritarismo  y el Gobierno de Gran Bretaña, le apostó al Brexit, desestabilizando la democracia y la globalización. Ahora esa tendencia es débil pero ha hecho eco más allá del mundo angloparlante…más aún frente a los pésimos resultados económicos y sociales en los países occidentales y democráticos. Todos a quienes les importa la libertad y el estado de derecho deben orar para que sean escuchados por quienes comienzan a cuestionar la democracia.

Por «anglósfera», se entiende por una parte del mundo que habla inglés y tienen una gran influencia del protestanismo. Para John Micklethwait, hace medio siglo, Gran Bretaña era el amigo de Estados Unidos, dado a vínculos históricos, militares e ideológicos dado una fuerte aversión compartida al comunismo. Sin embargo en la década de los 70, EEUU superaba a Gran Bretaña y fue abandonada por su protector. Pero en los 80, surge una relación compatible entre Ronald Reagan y Margaret Thatcher, quienes enarbolan la bandera de la «privatización» y la «desregulación» base de la globalización…seguida por sus países amigos, así como en países emergentes y excomunistas… La globalización dio un salto adelante, más impulsada por la tecnología que por la ideología. Para otros, fue impulsada por Tony Blair y Bill Clinton; Blair y George W. Bush; David Cameron y Barack Obama…en fin… de nuevo, Estados Unidos era el socio más grande y más influyente, pese que la economía británica era comparable a la de California, pero con gran influencia académica, comercial y financiera en Europa, así Londres, se convertiría en un aliado estratégico.

Si bien la anglósfera se convirtió en la moda, también algunos países como Bruselas y Beijing, no lo aceptaban del todo, pues cuestionaron los sangrientos golpes de Estado de EEUU y Gran Bretaña en el mundo y las crisis financieras basadas…entonces frente a la bandera democrática de occidente, China continuaba subiendo y comenzó a erigirse como un modelo económico para el mundo emergente… los empresarios estadounidenses se preguntaban: ¿acaso el autoritarismo era un mejor incentivo para la prosperidad que el «caótico» laissez faire?.

¿Acaso el Brexit, es un preludio al mundo occidental para replantear su modelo económico y político… ¿Gran Bretaña como un país liberal, quiere imitar a Singapur?… en Estados Unidos, Trump cambio su discurso “libertad o derechos humanos” por «América Primero» y Joe Biden continúa con algunos legados conservadores. Este escenario ha dado pie para que muchos británicos y estadounidenses no se identifiquen con John Bull y el Tío Sam, mientras en Latinoamérica, los jóvenes y campesinos, en contra de las élites tradicionales, la avaricia corporativa y por ende el aumento de la pobreza.

La guerra fría; antes democracia Vrs Totalitarismo, ahora y en esencia: anglosfera-plutocratica Vrs. Autoritarismo… no se puede hablar de oposición entre libre mercado y autoritarismo, pues bajo éste último, el mercado demuestra funcionar mejor en el largo plazo y bajo el primero es relativo… China ha demostrado que ningún particular esta sobre la ley… es el caso de los principales empresarios chinos que desaparecen y aparecen cuando se salen fuera de ella….al contrario de occidente, donde la élite manipula el Estado.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *