De: Periódico El Derecho

Un nuevo año es sin duda un nuevo amanecer. Año en el que esperamos aparezca la luz que a todos ilumine, que hagamos propósitos de cambio, de mejorar, de concretar ideas y proyectos, que reflexionemos en beneficio de nosotros mismos, sociedad y territorios.

El 2021, tiene que ser de vital importancia para todos. Pensar en progresar luego de esta impensada crisis sanitaria, económica y social que aún vivimos y obliga adentrarnos en soluciones, en lo que cabe el diálogo para romper barreras y avanzar hacia la armonía y el bienestar social. No más agotar oportunidades de progreso, sino ir tras el optimismo y atraer la esperanza en beneficio social.

Si imponen reflexiones sobre el significado de la prosperidad colectiva, de alcanzar superiores integración y cohesión social, analizar como superar en medida cierta el costo y las consecuencias económicas, sociales y emocionales de esta pandemia, a fin de avanzar y lograr adelantos en todos los sectores, impulsar que se reactive la economía y poder tener el progreso y la justicia social que todos demandamos y merecemos.

Es hora, a pesar de todo, de alcanzar muchas metas y propósitos, consolidar municipios, departamentos, regiones y país, ojalá con rapidez. Que seamos capaces de caminar esa ruta y continuarla con la certeza de que podemos alcanzarla más pronto que después, lo que será esencial para su integral progreso y real prosperidad, que deben ser los objetivos primeros para el 2021, en lo que todos tenemos mucho que aportar, debiendo conservar el entusiasmo que viene acompañado del año nuevo y comprometernos en salir adelante todos unidos.

Es luchar desde la productividad y la competitividad contra las injusticias sociales, superar la pobreza, trabajar todos para hacer un país más justo y más humano, y enfocarnos en la población civil más vulnerable, desprotegida y deprimida económicamente. Entrar a creer en el mensaje de la buena política, el respeto por la vida y la libertad, en el que todos debemos tener puestas nuestra fe y esperanza en la verdad de poder alcanzar la tan anhelada prosperidad.

Tenemos que estar atentos al desarrollo de nuestros procesos es esa dirección, hacernos un país de importancia para el mundo por su ubicación, riqueza natural, enorme potencial de inversión en industria, agricultura, tecnología, y su sólida democracia; aunque persistan grupos de violentos dedicados a impedir que todos progresemos, pero con la participación y el compromiso de todos, esto tendrá que cambiar, en definitiva.

Interesa que de una vez por todas entremos a generar cambios en el aspecto económico, que fortalecida sea la industria nacional, que se reactive la economía con más empresas y empleos para todos, se aprueben más licencias de construcción y se inicien nuevas obras por todo el país, en fin crecer a ritmo sostenido en todas las pareas y niveles.

En definitiva, importante comenzar el nuevo año con la mente puesta en la importancia y verdad de tener una economía reactivada que salga del marasmo en que se encuentra sumida por esta emergencia que aún nos agobia, y que se pueda consolidar un ritmo de crecimiento continuo que debe ser apoyado y nutrido por todos y cada uno de nosotros, que tenemos el derecho a un futuro de prosperidad.

Reciban un cálido y afectuoso saludo de año nuevo en el que esperamos nos acompañemos y compartamos este empeño y deseo infinito de paz y prosperidad. Que Dios nos bendiga a todos, son nuestros deseos.

Por admin